El THG

El instituto Theodor-Heuss Gymnasium Göttingen (THG) se fundó en 1957 constituyéndose como el primer centro coeducativo de nuestra ciudad. Generaciones enteras de alumnos se han sentido como en casa en este emplazamiento desde el año de su inauguración. En 1961, tras finalizar la construcción del edificio ala a ala, este pudo por fin ser revestido con el estilo propio de un Campus. En 1965 quedó definitivamente acabado con la inauguración del Salón de Actos.

Al principio, el “Neue Gymnasium” (así constó el nombre oficialmente hasta 1977) ponía el acento sobre el aprendizaje de lenguas modernas, característica por la que se le distinguía de entre todos los demás centros de Gotinga. Desde entonces, nuestro instituto ha ido ampliando su oferta lectiva no solo en materia de idiomas, sino también en matemáticas, ciencias naturales y música. Del mismo modo ha seguido desarrollando su perfil escolar, haciéndolo más especializado.

En 1997 el THG se convirtió en el primer colegio de Baja Sajonia en ser denominado “Europaschule” (tipo de escuela que se centra en procesos educativos interculturales y en valores como la tolerancia multicultural).

Desde 2004 somos una acogedora escuela de jornada completa que ofrece una amplia gama de actividades voluntarias a lo largo de todo el día.

El instituto se encuentra situado en un entorno natural con vistas al centro de la ciudad de Gotinga. Los edificios se distribuyen por el terreno creando un ambiente amplio y acogedor. Disponen de aulas luminosas y laboratorios equipados con la última tecnología, así como de una fantástica biblioteca que cuenta con literatura de ficción y especializada, revistas y ordenadores. Dos gimnasios, un rocódromo y un patio al aire libre ofrecen a nuestros alumnos magníficas posibilidades para realizar la práctica de cualquier deporte.  Para la celebración de eventos festivos y culturales, como conciertos, el THG-Forum, obras de teatro, etc., utilizamos nuestro Salón de Actos (capacidad para 550 personas).

Un nuevo y luminoso edificio con confortables clases y un comedor forma parte del THG desde 2007. Se encuentra en los límites del recinto escolar, justo en las inmediaciones de la escuela de primaria Hölty, con la que convivimos en el terreno ampliado. Tanto las espaciosas instalaciones como el comedor permiten continuar acogiendo la creciente demanda de actividades de jornada completa. Los alumnos pueden tomar una comida caliente al mediodía y utilizar los lugares destinados al ocio y al trabajo en silencio para poder hacer frente a un plan de estudios cada vez más amplio, que se extiende hasta la tarde desde el 7º curso.

Como instituto de enseñanza general, preparamos a nuestros alumnos para el bachillerato en 12 años escolares. Las distintas opciones lectivas ponen a disposición de los alumnos especializaciones individuales:

  • Elegir una segunda lengua extranjera entre latín, francés o español (a partir del 6º curso).
  • Modalidad de matemáticas y ciencias naturales (a partir del 7º curso)
  • Modalidad bilingüe (a partir del 7º curso)
  • Latín o español como tercera lengua extranjera (a partir del 7º curso)
  • Europa-Profil (a partir del 7º curso)

Las asignaturas relacionadas con la música son de gran importancia en nuestro instituto. A saber:

  • Instrumentos de cuerda en el 5º curso.
  • Orquesta para los pequeños.
  • Orquesta clásica.
  • Grupo de Jazz.
  • dos coros

El cuerpo docente del THG está compuesto por cerca de 80 profesores, a los que se unen de manera regular varios que están realizando sus prácticas. Nos apoyan especialmente nuestra “Asociación de ayuda del Theodor-Heuss-Gymnasium”, formada por padres, antiguos alumnos, profesores y amigos del centro, así como por la asociación TheoCom e.V. Esta actúa como representante de una empresa fundada por alumnos, padres y cuerpo docente cuya misión es ocuparse de los ordenadores y de la red del instituto.

Desde que en 1964 el primer curso procedente de nuestro instituto concluyera su Abitur, hemos podido conceder en esta prueba unas buenas notas e incluso encima de la media a cientos de alumnos. Pero un buen colegio no debe solamente elogiar los buenos resultados, sino también valorar a la persona que pone empeño en aprender y se esfuerza al máximo por los demás, a cada uno de los alumnos, que son importantes y valiosos como personas, independientemente de su media académica. En eso nos esmeramos en el Theodor-Heuss-Gymnasium.